La Nueva Cultura del Agua

La nueva cultura del agua: NCA

Por: Jesús Castillo.Maracay

Se llama cultura del agua al conjunto de modos y medios utilizados para la satisfacción de necesidades fundamentales relacionadas con el agua y con todo lo que dependa de ella. Incluye lo que se hace con el agua, en el agua y por el agua para ayudar a resolver la satisfacción de algunas de estas necesidades fundamentales. Se manifiesta en la lengua, en las creencias (cosmovisión, conocimientos), en los valores; en las normas y formas organizativas; en las prácticas tecnológicas y en la elaboración de objetos materiales; en las creaciones simbólicas (artísticas y no artísticas); en las relaciones de los hombres entre sí y de éstos con la naturaleza y en la forma de resolver los conflictos generados por el agua. La cultura del agua es por lo tanto, un aspecto específico de la cultura de un colectivo que comparte, entre otras cosas, una serie de creencias, de valores y de prácticas respecto de ella.

Es importante destacar que la cultura de agua está ligada a un colectivo (grupo étnico o cultura). Con los instrumentos conceptuales existentes es posible identificar el tipo de aporte del grupo y registrar su procedencia. Sabemos que no existe la “pureza cultural”, que la cultura está construida también sobre los sincretismos y migraciones de las personas, sus intercambios y adaptaciones. Sin embargo, cada vez más, se están valorando los conocimientos agrícolas, los conocimientos científicos, los conocimientos técnicos, los conocimientos ecológicos, los conocimientos medicinales como productos de singulares sistemas de conocimiento que pertenecen a grupos específicos. En el caso de cultura del agua se propone que en el caso de avanzar en la recopilación de conocimientos y prácticas se haga una mención al grupo que los ha producido.

Relacionar la cultura del agua con el desarrollo, pone en evidencia que la crisis del agua (como crisis ambiental) deviene de una crisis más profunda que es la crisis de los conceptos con que pensamos para actuar sobre la crisis. Muchos de los problemas de agua que nos tocan enfrentar, no provienen de la falta de agua, sino de las relaciones de poder que hacen que a la distribución aleatoria de la misma, tanto espacial como temporalmente, se le sumen las inequidades que provienen de la matriz socio política. Por lo que el campo de soluciones se encuentra más allá del reducido campo que proveen las soluciones tecnológicas.

Para avanzar en la comprensión de la propuesta es necesario establecer una clara distinción entre lo que se entiende por desarrollo hídrico’ y ‘cultura del agua. Es muy frecuente la utilización de la denominación de ‘desarrollo hídrico’ de una determinada región, cuenca, localidad para referirse principalmente a la realización de una serie de obras físicas para el uso, aprovechamiento y protección del recurso hídrico. ¿Cómo se diferencia esto de la cultura del agua?

El proceso por el cual se equilibran las ofertas y las demandas hídricas, y se superan los conflictos derivados del uso y la conservación del agua, se denomina, comúnmente desarrollo hídrico. Ambas denominaciones, desarrollo hídrico y cultura del agua se refieren al mismo tema: equilibrar ofertas y demandas hídricas, por una parte y resolver sus conflictos, por la otra. La diferencia está en que el desarrollo hídrico avanza en niveles concretos de satisfacción de necesidades. La cultura del agua avanza en niveles concretos de comprensión de la realidad y de elaboración conceptual, que permiten el refuerzo de actitudes individuales y colectivas, para enfrentar los desafíos de la realidad.

De este modo, puede haber cultura del agua sin desarrollo hídrico, pero de ninguna manera se ha de producir desarrollo hídrico sin la construcción de una cultura del agua.

NCC 3

Bajo este marco de referencia, La Nueva Cultura del Agua (NCA) nace con base a la problemática actual y lo que se está realizando para contrarrestar la escasez del vital líquido; se analiza en el pronunciamiento español con la creación de la coordinadora de afectados por grandes embalses y trasvases (COAGRET), que ha marcado pauta y ha servido de inspiración para América Latina.

Uno de los mayores problemas que enfrenta la humanidad, y que está creciendo sin ninguna medida, es al consumo de agua de manera irracional, sumado a la seria degradación en la calidad de la misma, debido a la contaminación de éstas por diferentes causas todas productos de la acción del hombre.

Sabemos que los necesitamos para beber el agua, para el abastecimiento. Sabemos que los necesitamos para regar, para producir energía. Y también los utilizamos como lugar en el que verter nuestros desechos, el agua sucia y contaminada que hemos utilizado.

Esto trae como consecuencia, una escasez muy alta de agua apta para el consumo humano, para confrontar este problema se tiene que reflexionar en primera instancia en la conservación del ambiente, pasando por el calentamiento global y todo lo que esto acarrea para que el ciclo del agua se complete de manera limpia y en el tiempo justo; luego, se debe tomar en cuenta una distribución racional del agua para el sector doméstico, industrial y agrícola, pero lo más importante para asumir este gran problema y darle solución es verlo desde un enfoque holístico que integre los valores y la formación de una Nueva Cultura del Agua (NCA), cambiar radicalmente el estilo de vida, cultura, la manera como se piensa ya que la crisis ambiental es una crisis de aplicación del conocimiento y, por último, tiene que concientizarse que el ser humano es dependiente en su totalidad de la naturaleza, y que debe aprender a vivir y a comprender a la naturaleza.

El otro factor que influye notablemente es la política hídrica a nivel mundial que exige urgentemente un cambio en su enfoque, ya que en la actualidad de lo que se encarga es de desarrollar de manera no planificada la construcción de represas, embalses y trasvases sin importar el daño ambiental a muchos reservorios de Agua y a su vez cambiando el caudal de ríos alterando el ciclo hidrológico proliferando sequía en lugares húmedos, este nuevo enfoque tiene que estar acompañado por la aplicación de estrategias y de nuevas tecnologías enmarcadas en la sostenibilidad.

Todos estos factores se deben tomar en cuenta para una excelente gestión de aguas apuntalada hacia una buena calidad de vida, en el marco de la sostenibilidad. En este sentido, en el año 1977 se realizó en Argentina la conferencia de Mar del Plata, la cual representó el inicio de una serie de acciones a nivel mundial acerca del problema del agua, acciones enfocadas en cambiar la percepción que la sociedad tiene del vital líquido y así enfrentar la escasez de agua potable que se acrecienta velozmente y pone en peligro la vida en el planeta.

Por otra parte, en los años noventa en la península Ibérica nace un movimiento social que se opone al Plan Hidrológico Nacional (PHN), estrategia del gobierno español, el cual consistía en la construcción de aproximadamente 200 presas y trasvases para resolver el problema de la escasez del recurso hídrico, poniendo en peligro de inundación comunidades y sectores rurales así como también el ecosistema presente, política irracional que pretende solventar un problema de escasez sin tomar en cuenta el desastre ecológico o el impacto ambiental al cual estaría sometida la zona, siguiendo a la cultura vieja del agua.

La vieja cultura del agua parte de que la escasez es, siempre, física por lo que siempre es necesario construir más embalses y trasvases (o plantas desalinizadoras de agua de mar), siendo la toma de decisiones habitualmente autoritaria, aunque los decisores hayan sido elegidos en elecciones digamos democráticas.

Los afectados (aproximadamente 80 millones en el mundo) por esta política hídrica se organizaron y formaron a la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) con el lema “por una Nueva Cultura del Agua”,

La Nueva Cultura del Agua asume que la escasez está socialmente construida, lo que significa que no hay gestión del agua sin gestión del territorio y que la toma de decisiones tiene que ser realmente democrática, basada en el debate público y en contar con la gente que, habitualmente, tiene mucho que decir. De nuevo, para la vieja cultura un río es un tubo y para la nueva un río es un organismo vivo integrado en su cuenca y que tiene que llegar al mar.

Para la nueva cultura del agua es prioritario el cambio de pensamiento en los individuos sobre el consumo racional del agua, su contaminación y su distribución equitativa y justa; así, la nueva cultura del agua que nació en la Península Ibérica fue inspiración para otras partes del planeta.

En los postulados de la Nueva Cultura del Agua, se evidencia como ésta cumple con los preceptos de sostenibilidad, todos sus principios se crearon por iniciativa del movimiento social que surgió en la península Ibérica.

Nueva cultura I

En febrero del año 2005 la Unión Europea (UE) se pronuncia con la Declaración Europea por una nueva cultura del Agua, la cual fue avalada por cien expertos en Aguas de toda la UE, en ella se plantea la no sostenibilidad del recurso hídrico por la contaminación a nivel mundial, exponiendo que más de 1000 millones de personas no tienen garantizado el suministro de agua potable y que aproximadamente 10.000 mueren a diario por falta del vital líquido, mientras se quebranta la conservación de las cuencas hídricas de manera irrecuperable.

La Declaración Europea introduce un enfoque holístico dirigido a la gestión de aguas para la recuperación de los sistemas hídricos proporcionando valiosas herramientas para la conservación y reparto justo del Agua, igualmente cuestiona a la vieja cultura del Agua, donde los acuíferos son considerados como almacenes de Agua y los ríos como simples canales. Con esta declaración la UE contribuye de una manera significativa para alcanzar los objetivos propuestos para el milenio por las naciones unidas, donde uno de los objetivos es el de reducir a la mitad a la población del mundo que no tiene acceso al agua potable.

En América Latina en el año 2005 en Brasil se realizó un encuentro por una Nueva Cultura del Agua, inspirado por la iniciativa de la Península Ibérica, el evento plantea un debate enfocado en los problemas que surgen a partir de la gestión del agua, igualmente se plantearon temas como las enfermedades provenientes de la contaminación del Agua como por ejemplo el dengue y el cólera, también se planteó la introducción de cambios radicales en los estilos de vida y de la cultura en cuanto al Agua, a fin de contribuir en la formación de la nueva cultura del Agua en América Latina basada en la equidad, sostenibilidad, solidaridad, social y económico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s